sábado, 15 de octubre de 2011

Y sigo sin entenderlo


Ya hace más de siete días que no os voy a visitar en vuestras pantallas, pero creedme que no ha sido por desgana o falta de motivación. Esta última semana ha sido un poco caótica en todos los sentidos. Después de la última aventura de recogida de premios sin haber hecho nada para merecerlos, el mundo del cine continuó presente en mi vida. Por motivos laborales tuve que representar al turismo de España en una feria e intentar que los productores y directores de Bollywood eligieran ese país como destino para sus próximas filmaciones para la gran pantalla. Y aprovechando que el Nalón pasa por la Cuenca utilicé mis mejores armas para hacer contactos y así, de una vez por todas, formar parte como extra en una película india. Los contactos están hechos y las cartas sobre la mesa, así que simplemente me toca esperar para que la oportunidad llame a mi puerta para colarme en ese mundillo. Está claro que si no le echas cara a la vida, las oportunidades no aparecen por si solas.

Recuerdo que al poco de llegar aquí, la gente me preguntaba si había racismo en este país, y hoy estoy dispuesto a contároslo, le pese a quien le pese. Por supuesto que lo hay, lo hay en cada esquina, en cada familia que duerme en la calle, hacia cada niño que no tiene ni un simple calzón que ponerse y deambula desnudo por las sucias aceras de esta ciudad. Lo hay hacia, lo que aquí llaman, castas inferiores. Está mal visto que yo lave el plato y el vaso que ensucié durante mi almuerzo, porque según la gente, para eso están los “inferiores”. Me hierve la sangre y desobedezco las normas establecidas. Tengo dos manos, cinco dedos en cada una, por lo que ¿por qué no voy a lavar yo lo que he ensuciado? A veces las normas están para eso, para saltárselas (y sino que se lo pregunten a los que las redactaron). También me hierve la sangre ante la escasez de las palabras “gracias” y “por favor” hacia los trabajadores de “menos rango” Me lo habían avisado antes de venir: “Todas las normas de educación que has aprendido hasta este momento, no servirán de nada en India”. Me sorprende el respeto que le tienen a las vacas y sin embargo no hacia otros humanos, por lo que estoy seguro que una gran cantidad de personas les hubiera gustado haber nacido con cuernos y hacer “muuu” en vez de hablar. A veces me preguntan porque la gente de seguridad de los lugares que frecuento y las personas que prestan sus servicios para abrirte la puerta cuando vas a entrar en algún local,  me saludan siempre con una sonrisa. Simplemente es porque nos tratamos como lo que somos: seres humanos. He sentido en mis carnes el rechazo por ser diferente no sin antes desaprobarme con una mirada de desprecio. Es un sentimiento de humillación que no se lo recomiendo ni a mi peor enemigo. Y esto me ha llevado a comprender que si eres una persona racista solamente puede ser por dos causas: Una es que no hayas sido educado con el concepto de igualdad presente y la otra es más simple; es que no sabes de lo que hablas. No logro entender que alguien que ni te conoce te odie por ser de otro color, o de otra religión o de otro país. No puedo entender que en pleno siglo XXI las personas se sigan odiando, sin saber, que la vida es mucho más placentera cuando el sentimiento de odio no está presente. No logro entender que no nos demos cuenta que cada minuto que malgastas despreciando a alguien es un minuto que pierdes de poder aprender algo de la persona que tienes enfrente. Son tantas cosas que no consigo comprender de este mundo, que regresaré hasta una de las entradas que escribí hace unas semanas para continuar con el sueño que allí empecé, ausente de desigualdades.

Afortunadamente, no todo el mundo es así y hay millones de personas en este país y en el mundo entero que siempre te reciben con una sonrisa, y la energía que desprenden es positiva. Y que así sea por muchos años
Amaneciendo en Goa

Anocheciendo en Goa

¡¡¡Suerte y feliz fin de semana!!!

11 comentarios:

Ariadna dijo...

Supongo que hay que pertenecer a su cultura para 'entender' cómo ellos piensan, sienten y viven. Tu, como yo, tienes un punto de vista europeo. Por eso lo que a ti y a mi nos parece racismo, a ellos les es completamente normal.

Con esto no pretendo disculpar en ningún momento su actitud hacia determinadas personas por el simple hecho de haber nacido en otra casta.

Entiendo que para ello están esos organismos internacionales de Derechos Humanos; para que estas diferencias culturales no se conviertan en focos racistas. Y no sólo en India por el tema de castas. Las mujeres no votan en Arabia Saudi. En Pakistan usan niqabs. En Africa siguen haciéndose ablaciones a las adolescentes. No sigo, hay, por desgracia, demasiados ejemplos.

Sigue con tu actitud, la de tratar a todos como seres humanos. Quizás algún día nuestros ojos verán el mundo que realmente queremos ver.

(Perdón por el rollo)

Muerte roja dijo...

Creo que esos odios y desprecios son en muchos casos generacionales, heredados y nadie sabrí decirte porque, un porqué comprensible al menos.
Es triste pero creo que es casi inevitable porque todo lo diferente asusta y es rechazado en el primer momento. Aunque creo que con el tiempo todo se está globalisando y pronto seremos "ciudadanos del mundo".

Besos, salud y Animos Berni!!!

Goyo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Tienes razón en eso de que invertimos más tiempo en tratar de desprestigiar a quien tenemos enfrente que en intentar comprenderlo o, como comentas, aprender de él. Es una pena.

Por otra parte, cuando seas famoso, me pido de representante.

Un abrazo dominical.

Anónimo dijo...

me imagino lo mal que lo has tenido que pasar en algunos momentos conociendo como eres con esto de las injusticias,
un besin mu fuerteee
rgp

MJ dijo...

Debe de ser difícil habituarse a una cultura tan diferente a la nuestra. No todo es bonito ¿verdad?

Un abrazo, Berni.

Anónimo dijo...

Grande Ber!!! puedes pedir hueco en algun peridico a tu vuelta para escribir una columna de opinion, lo haces mejor que muchos profesionales.
Un abrazo!!
Barba.

Anónimo dijo...

Que grande esa frase: las normas están para eso, para saltárselas (y sino que se lo pregunten a los que las redactaron).

Un abrazu Ber

El misil

La hora del Raposu dijo...

Ariadna: No es ningún rollo lo que escribes, no te falta verdad, pero por mucho que me intente guiar por las normas indias hay cosas que no puedo con ellas... :)

Muerte roja: si es verdad que se está globalizando el mundo pero no para convertirnos a todos en personas iguales. Los fines son mas bien económicos, yo creo. Beso indio!!

Goyo: jajaja cuenta con ser mi manager, seguro que llegamos lejos!! Un abrazo

Rosina: a veces no es suficiente tragar con estas cosas y me enciendo con ello. tu sabes :)

MJ: Hay cosas que creo que uno no se puede acostumbrar, pero este país atrapa, con lo bueno y con lo malo. Abrazos fuertes!!

Barba!!! jajaj ojalá me den una beca como periodista!! Grande que yes un grande!!

Misil: prepárate para estas navidades bribón!! que vamos a romper todas las reglas!! Turbo abrazo

San Marcos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
San Marcos dijo...

sabes que si te llaman para una peli harás de esbirro de un villano ¿no? en bolliwood suelen reservar esos papeles para los occidentales
un saludo Berni

Berni La Plage dijo...

San Marcos: cualquier papel sería la risa!!! de esbirro hice en la opera una vez asi que puedo vender la moto y decir que tengo experiencia ;)
Un abrazo