martes, 4 de octubre de 2011

Distancia entre dos mundos


Según mis últimos experimentos científicos la distancia entre dos mundos es de cuarenta y cinco minutos en avión. Para experimentar esta sensación  es necesario viajar a Mumbai, dirigirte al aeropuerto de vuelos nacionales y tomar un vuelo a Goa. En poco menos de una hora habrás cambiado la jungla metropolitana por la jungla de la naturaleza.
No se sabe muy bien quién fue el primer europeo en pisar India, unos dicen que fue Vasco de Gama, otros que Marco Polo, incluso se habla que fue Alejandro Magno; lo que si se, es que los portugueses llegaron a Goa y decidieron quedarse (no saben nada en el país vecino). Playas que invitan al cuerpo a permanecer en estado de relajación;  palmeras que dan sombra a la sombra de la paz, pajarinos que te despiertan por la mañana haciendo que te olvides del graznido del cuervo, tu fiel aliado a la hora de levantarte para ir a trabajar; incluso cuando tocan el claxon suena diferente, simplemente es una pequeña rotura en el silencio en la pacífica vida de la isla de Goa ( y ya se que no es una isla pero la sensación que allí tuve sólo la había sentido  cuando caminé por pedacitos de tierra en medio del océano).

 La sensación de vivir en medio del barullo y del orden caótico día a día, hace que endurezcas la piel que cubre tus sentimientos, apartando de tu mente todo lo que te rodea para sobrevivir al ruido, a la contaminación y las mareas humanas que habitan esta urbe.

 Pero cuando cambias el mundo terrenal por el paraíso, tu carcasa se transforma en una esponja que absorbe cualquier sensación,  cualquier movimiento hace que te sientas vivo, atento a todo lo que a tu alrededor se mueve, para  no dejar escapar ni tan siquiera el vuelo de una familia de mariposas que nos dio la bienvenida al llegar, justo antes de que veinte taxistas se acercaran a nosotros para montar allí una especie de mercadillo de precios y tarifas por llevarnos a Palolem, el epicentro de mi nuevo oasis en la caótica y inconmensurable India. Un pequeño pueblo de pescadores que cada vez atrae a más turistas en busca de paz y bienestar y que huyen del norte del estado de Goa, en el que la fiesta, los mercadillos  y el trance son su bandera, y como mi barrio es un autentico mercadillo diario, la fiesta no es un elemento presente en mi actual vida y el trance es mi estado desde que llegue a este país, Palolem es el lugar perfecto para romper con los elementos que gobiernan el norte de la región. Con unas chanclas (o cholas si eres de Canarias) y un bañador, la vida transcurre sin prisa y con mucha pausa en mi nuevo paraíso, ajeno al mundo que le rodea, ajeno al progreso. 




Pequeñas callejuelas sin asfaltar, vacas en cualquier esquina del pueblo, pequeños restaurantes rodeados de árboles y una música relajante que hace de banda sonora, te transportan al mayor de los estados de relajación que he experimentado en esta corta vida. Allí el tiempo no pasa, simplemente transcurre y se deja llevar por tus pasos, tu marcas el ritmo.


He pasado mi infancia muy cerca del país luso, ahora he gozado de una de sus antiguas colonias y me quedo con la frase de Siniestro Total, uno de los grupos que más veces he cantado en esta vida: Menos mal que nos queda Portugal

SALUD Y MUCHA SUERTE












9 comentarios:

Muerte roja dijo...

Berni, debe de confesarte que la india era un lugar desconocido para mí y que yo era una de las que pansaba que olía es especias (recuerdo que lo mensionastes en entradas anteriores)
Gracias a ti estoy cambiando de parecer y simplewmente lo veo desde tro perspectiva que antes de conocerrte ni se me pasaba por la cabeza.

Por eso debo de darte las gracias y confirmarte que tu idea de enseñarnos este pais lejano está teniendo frutos, al menos para mi claro.

Un abrazo Berni, Salud y suerte :)

Pd: Aunque no sepamos quién fue el primero podremos decir "Berni estuvo en Mumbai"

Las fotos son espectaculares!!

MJ dijo...

¡Qué envidia me das, Berni!
Aprovecha y disfruta cada segundo en ese maravilloso país.
Y no dejes de compartirlo con nosotros.

Un abrazo.

Rosa dijo...

Gracias por mostrarme lo que tu ves.

Saludos desde el aire

Goyo dijo...

Me encanta que estés aprovechando tanto el tiempo en India. Ese lugar es una pasada, desde luego. Parece una mezcla de muchos mundos en un solo lugar. Me ha gustado.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

¡Qué guay todo! Lo que nos cuentas, las imágenes y sobre todo que hayas experimentado esas sensaciones.
Un besazo,
Mica

Berni La Plage dijo...

Muerte roja: La verdad que es un país tan grande que tiene que haber de todo, y todavía no conozco nada de nada!! Encantado de poder mostrároslo y que os guste tanto este país como me está gustando a mi. Ojalá algún día podamos decir "Muerte Roja estuvo en Mumbai" ;) Un abrazo fuerte!!

MJ: Te doy toda la razón cuando dices que es un país maravilloso. Intentaré no perderme ni un solo segundo!! Un abrazo fuerte

Rosa: Gracias a ti por leerlo!! de coraçao! Enviando saludos por el aire ;)

Goyo: Tus próximas vacaciones a Goa, aquí sabes que tienes un sitio, y seguro que in situ te gustará más!! Un abrazo fuerte!!

Mica: Esto no tiene nada que ver con Mumbai, es otro mundo para vivir todas esas sensaciones. Un besu!

Ariadna dijo...

¿Por trabajo o placer? Sea como fuere, has estado en un lugar que a juzgar por las fotos es idílico.
Cualquier finde de estos que tenga libre, me hago una escapada.

Berni La Plage dijo...

Ariadna: esta vez fue de placer, y menudo placer que da ese lugar!! Ya sabes, antes de venir avisa que te hago de guía!!

Anónimo dijo...

Vaya sitio tan guapo¡¡¡¡
un besazooo
rgp